Alex Panayotu: “Corriendo encontré mi autoestima, mi camino y mi fortaleza”

Salud y bienestar entrevista a la mujer que consiguió, a través del deporte, dar la vuelta a su vida y alcanzar sus sueños. Hoy hablamos con Alexandra Panayotou, ultrafondista que ha llegado a correr 400 km. sin parar, día y noche, por una causa solidaria, y que hoy en día ayuda a los demás como mentora, conferenciante y escritora.

Alex Panayotou
Esta es la historia de una chica greco-irlandesa que comenzó a correr a los 30 años y que en poco tiempo consiguió competir en maratones profesionales. Fue entonces cuando Alex decidió dejarlo todo para centrarse en los desafíos solidarios en solitario. Desde 2008 hasta 2014 Alex corrió un total de 13 retos solidarios, tanto dentro como fuera de España, todos ellos concluidos con éxito. En estos siete años de carrera como ultrafondista ha sido la primera mujer en correr 1.200 km. del célebre Camino de Santiago en tan solo 21 días (enero de 2009). Entre las ultramaratones que ha corrido destacan los 2.010 km. por toda España en 31 días (julio de 2009), la Ultra Pyrene de 1.000 km. en 12 días (septiembre de 2010) o el último reto con el que se despidió de su carrera como atleta, 400 km. non-stop por las provincias catalanas, concluido en 78 horas y 23 minutos (junio de 2014).

Tras su retirada, Alex ha cambiado los parajes por salas de conferencia. Desde hace cuatro años imparte charlas motivacionales y de desarrollo personal, por ejemplo en TEDx, orientadas a ejecutivos, empresas y deportistas. También escribe libros sobre esta temática y ha creado un campus para aprender a correr y disfrutar practicándolo en grupo.

Antes de centrar su vida en los ultramaratones solidarios, ¿a qué se dedicaba?
Durante muchos años he estado muy perdida. Saltaba de un proyecto a otro sin centrarme en nada, estaba buscando mi camino. Cuando llegué a vivir a España ya corría maratones, pero me dedicaba a mi propia empresa de eventos.

Usted propone luchar por cumplir nuestros sueños. ¿Cuál era su sueño: correr, dar un giro radical a su vida, ayudar a los demás o las tres cosas a la vez?
Creo que las tres a la vez. Pero es un poco más complejo. Mis sueños como niña eran tres: ser atleta, escritora y actriz. Solo me di cuenta que estaba cumpliendo dos de los tres, cuando ya estaba en plena carrera como ultrafondista. En el año 2004 tuve el golpe más grande de mi vida, y entonces mi sueño era simplemente ser feliz y encontrar mi camino. El sueño de ayudar a los demás nació un poco mas tarde. Todos podemos tener muchos sueños, grandes o pequeños, solo falta abrir la mente y dejarlos volar.

¿Cómo reaccionó su familia al ver que lo quería dejar todo por centrarse en correr retos solidarios?
Mi pareja Frank y mis amigos me han apoyado desde el primer momento. Frank no solo me apoyó, también participó en todos los desafíos desde verano de 2008. Su apoyo y ayuda, así como la de mis amigos, ha sido realmente fundamental en mi éxito.

Al principio mis padres estaban muy preocupados, igual que mis hermanos, pero rápidamente cambiaron de opinión, aunque nunca dejaron de tener miedo cuando corría los desafíos. Cuando empezaron a ver hacia donde iba, y el hecho de que mi vida profesional actual -mentora y conferenciante- se estaba desarrollando gracias a mi carrera deportiva, mi familia cambió la forma en la que valoraba mi carrera. Mi madre me ha apoyado mucho, incuso participó en varios de los desafíos, uno de ellos el más duro: los 400 km. Mostró un carácter estupendo. Nunca me mostraba su miedo, solo su cariño y apoyo. Mi hermano también me ha apoyado mucho durante los últimos cuatro años de mi carrera deportiva.

Cansancio, dolor, días enteros corriendo sin parar ni siquiera para comer o dormir… Cuenta que incluso una vez se quedó dormida mientras corría, por lo que se cayó y perdió el conocimiento unos minutos. ¿Qué era lo que le atraía de las carreras de ultrafondo non-stop?
Al principio fue una manera, supongo, de demostrarme a mí misma que era capaz de superar incluso mis propias expectativas. Antes pocas veces acababa proyectos y durante muchos años, antes de llegar en España, había ido de fracaso en fracaso. Con el paso del tiempo ya no necesitaba demostrarme eso, cada desafío me hacia mas fuerte psicológica y emocionalmente, lo que me estaba dando herramientas para mi vida y para mi trabajo como mentora y conferenciante. El contenido de mis programas ejecutivos y de desarrollo personal ha evolucionando a través de mi experiencia como atleta y de mis estudios en psicología y filosofía. Mis retos han sido como otro curso de universidad y cuando entendí eso, supe hasta qué punto quería seguir. También uno de mis lemas es: “Si es fácil y el resultado esta garantizado, no es un desafío“. En la vida unas de las herramientas más importantes para nuestro desarrollo son los desafíos, pequeños y grandes.

¿Qué aspectos tenía en cuenta a la hora de elegir los proyectos solidarios con los que se involucraba?  
Además de que tenían que tener algo importante para mí, elegía con mucho cuidado las fundaciones. No todas son transparentes, por lo que hacia bastante investigación antes de proponer o aceptar una causa. Tenían que ser transparente – es decir el dinero o la ayuda tenía que llegar a los que lo necesitaban- y tenían que encajar en mi sistema de valores. También era importante para mí aumentar la conciencia social. Cuando comencé a correr esos desafíos solitarios (2008), muy pocos individuos o colectivos habían unido el deporte con las causas solidarias. Eso fue mí objetivo principal.

¿Cómo afrontó y vivió su último ultramaratón que consistió en correr 400 km. non-stop, en beneficio de las mujeres, uniendo las cuatro provincias de Cataluña?  
¡Para responder bien necesito casi un libro entero! Lo afronté con toda la determinación que tenia, que era bastante afortunadamente, porque de lo contrario no lo hubiese conseguido. Ya sabía que iba a ser el último y realmente no quería correrlo. Me daba mucho miedo – miedo a morir o miedo de destrozarme-. Sabía que con mi edad y con las condiciones que tenía que afrontar realmente tenía pocas posibilidades de acabarlo. Pero quería terminar mi carrera con un reto que fuera realmente un trabajo en equipo. El reto no era solo el ultramaratón. Llevaba también un proyecto educativo que duró todo un año antes de la carrera. Realmente muchas veces me arrepentí de lanzarme hacia él. Pero ya me había comprometido y si puedo seguir, no abandono. Cuando nos acercábamos al reto mantenía una flexibilidad sobre temas de logísticas, y me centre en la gente magnifica que me estaban apoyando.
Viví el reto mal. ¡Fue brutal! Notaba mi edad y los cambios hormonales de mi cuerpo. A las veinticuatro horas estaba agotada, ¡y todavía me quedaban más de dos días! Desde entonces iba de bajón en bajón. Gracias a mi fuerza mental y a mi estupendo equipo conseguimos terminarlo.

Alex Panayotou

Al conocer su historia es imposible no recordar -si usted me lo permite- al protagonista de la película Forrest Gump. Él comenzó a correr por supervivencia. ¿Qué movía a Alex a correr ultramaratones? ¿De qué demonios personales huía?
Claro que puedes hablar de Forrest Gump , ¡es un ejemplo genial! Yo no corría para liberarme de gente o de circunstancias, o para huir de algo, comencé a correr para encontrarme a mí misma y para espantar los demonios que llevaba dentro de mí. Corriendo encontré mi autoestima, mi camino y mi fortaleza. Y aprendí a superar los miedos, porque no podemos evitar el miedo, ¡pero sí superarlo!

“Comencé a correr para encontrarme a mí misma”. 

¿Y cómo se supera el miedo?
Aumentando nuestra fuerza interior y nuestra autoestima. Si somos fuertes y creemos en nosotros mismos, si nuestros objetivos son realmente nuestros, y no de otras personas, y si tenemos la determinación suficiente, es más fácil no escuchar a los miedos. El miedo nos ayuda a veces a valorar los riesgos y a aprender de ellos, pero después tenemos que dejarlos salir y centrarnos solo en nuestro objetivo.

¿Siempre hay luz al final del túnel?
Siempre podemos sacar algo positivo de lo que nos pasa. No siempre conseguimos lo que queremos, pero siempre podemos crecer y aprender. Incluso en los momentos más oscuros todos tenemos cosas positivas en la vida.

En una entrevista que le hicieron en Teledeporte de TVE usted dijo: “se corre con la cabeza, no con los pies”. ¿Cómo se entrena la mente para superar cualquier reto?
Hay muchas maneras de entrenar la mente para superar retos de cualquier tipo. Hay herramientas como la visualización que es fundamental y se puede practicar siempre. Pero también hay otros métodos un poco más complejos que son los que utilizo en las mentorías a empresas y directivos. Hay que comenzar analizando las razones que te mueven a lanzarte hacia un reto antes de que te hayas comprometido. Hay que estudiar tus motivos, tus objetivos, y la importancia que tienen para ti. Las buenas elecciones te ayudaran a poder tener la determinación, la motivación y la disciplina necesaria para conseguir tus retos.

Para tener éxito, ¿tenemos que centrarnos en un gran sueño e ir a por él o debemos luchar el día a día preciso y exacto?
Tener éxito significa algo diferente para cada persona y no siempre está relacionado con los sueños, pero sí con otra cosa que debemos aplicar cada día en nuestras vidas: la excelencia personal. La excelencia no consiste en ganar siempre o conseguir todos tus objetivos, sino en decidir dar todo tu esfuerzo en todo lo que hagas cada día. A veces la excelencia te requiere esforzarte y luchar, y otras veces necesita que pares para desconectar, descansar y disfrutar. La excelencia personal te llevará a conseguir lo que hayas pensado, tus resultados destacarán. Y claro que te ayudará a conseguir el éxito.

“Los cambios más fuertes y el desarrollo más importante a veces viene después de grandes fracasos”. 

Aunque usted siempre concluyó con éxito sus carreras solidarias, ¿cómo debemos gestionar los fracasos?
Los fracasos nos dan una oportunidad perfecta de aprendizaje. Los cambios más fuertes y el desarrollo más importante a veces viene después de grandes fracasos. Una vez que algo ha pasado no lo podemos eliminar, por lo que es una perdida de tiempo y de energía estarnos lamentando o enfadarnos por un fracaso. Hay que adoptar una actitud positiva, es una de las herramientas mas importantes en la vida. No podemos elegir qué nos va a pasar en la vida, pero sí podemos optar por asumirlo con una actitud positiva. Tras un fracaso hay que intentar centrarnos en las soluciones o en redireccionarnos, y una vez que nos hayamos vuelto a poner en marcha hay que analizar la causa para poder tomar medidas y evitar que nos vuelva a pasar.

¿Cómo podemos aplicar en nuestra vida diaria, para ser más felices y fuertes, estas técnicas que usted utilizaba en la práctica deportiva?
La mente es nuestra herramienta más fuerte y puede ser, si la dejamos, nuestro peor enemigo, nosotros decidimos. No hace falta haber nacido con una actitud positiva, en cualquier momento la podemos desarrollar. ¿Cómo? Lo debes hacer de manera consciente al principio. Tienes que tener presente en tu mente que vas a afrontar todo con esa actitud y tener una alarma para cada vez que te invade la negatividad. La clave es tu decisión. Tienes que querer cambiar realmente, tienes que decidir hacerlo incluso cuando todas tus voces interiores te estén diciendo justo lo contrario. Una vez que hayan pasado varios meses o más, empieza a ser más fácil mantener esta actitud positiva. Trabajo mucho este tema en el mentoring personal y en las empresas y los que lo consiguen son aquellos que tienen esa decisión consciente y hacen todo lo posible para cambiar. No es un trabajo de un día, ni de un mes, pero todos somos capaces de conseguirlo.

Aunque la parte mental juega un papel muy relevante en la consecución de logros deportivos, ¿cómo se entrenaba físicamente para las ultramaratones?
¡Otra respuesta que requiere todo un libro! En el año 2008 hice un cambio total de vida, empecé a cambiar mis hábitos para proteger mi salud de manera natural, no para el deporte, sino por salud. Empecé a seguir una alimentación natural y limpia de químicos y aumenté mucho la cantidad de agua que bebo. También cambié la forma en la que entrenaba, pasé a unos planes de entreno más flexibles y aprendí a escuchar a mi cuerpo. Todo esto no solo me ayudó a superar los 13 retos, sino que lo hice sin ninguna lesión en los ocho años que duró mi carrera. Cuando notaba cualquier molestia, incluso muy pequeña, bajaba los entrenos, y si seguía unos días más, dejaba de entrenar unos días. Aumenté mis tiempos y días de recuperación y empecé a respetar el descanso, también cenaba a las 19:00, más o menos, para poder estar en la cama antes de las 23:00.

Antes y después de cada desafío respetaba mucho el descanso y después aún más. Nunca empezaba a entrenar fuerte de nuevo si mi cuerpo y mi mente no estaban 100% recuperados. Trabajaba con mucho volumen y respetaba la especificad. Mis entrenos largos eran de entre 50 y 110 km, y cuando un reto incluía correr de noche, también realizaba entrenos nocturnos muchos meses antes de la carrera. Las tres áreas: alimentación, entrenamiento más consciente y la recuperación fueron igual de importantes. Concluí los ocho años de carrera profesional con una salud mejor que la mayoría de personas de mi edad.

En sus intervenciones no he encontrado ninguna referencia a un Dios o a una primera fuerza creadora que impulse su fuerza de voluntad, perseverancia y que se manifieste en el amor y dedicación del equipo que la rodea y de la gente que la ha apoyado. ¿En qué cree Alexandra Panayotou?
¡Ah, esta es una muy buena pregunta! No soy religiosa, soy más bien espiritual. Creo que la fuerza interior que todos tenemos dentro se puede desarrollar en cualquier momento de la vida. Creo en el poder de la bondad y en el poder de la amabilidad humana. Creo en la fuerza de la mente y en nuestro poder de superación. Creo en los valores. Y siempre intento buscar y mejorarme a mí misma – he encontrado mi fuerza dentro de mí para la perseverancia, y en la gente que tengo cerca de mí-. El espíritu humano de los seres queridos me da todo lo que necesito y más. Me siento muy afortunada en tener tantos seres joyas en mi vida. Cada uno de nosotros cree en lo que cree, pero lo importante es no dudar de nosotros mismos y querer a los demás lo máximo y querernos a nosotros mismos siempre.

Conoce más sobre Alex Panayotou y sus programas de desarrollo personal y profesional, y los campamentos para corredores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s